Libro de Marc Ferró relata cómo el cine refleja la historia

En “El cine, una visión de la historia”, el historiador francés, reflexiona sobre el poder del séptimo arte para recrear el pasado.

Por 15 años, el historiador francés y codirector de la revista Annales, uno de las más relevantes del siglo XX, ha analizado la estrecha relación entre los hechos históricos y el celuloide. En el inicio el cine era visto como “entretención para ilotas”, relata, hasta que los dirigentes de la URSS pidieron menos arte y más educación. Las innovaciones de Eisenstein y Fritz Lang y la entrada del sonido desataron la revolución: el cine se volvió el arte más completo y movimientos como la Nouvelle Vague, a fines de los 50, con Godard y Truffaut a la cabeza, relevaron a los escritores para imponer su visión de la historia.

“Es importante que nos preguntemos qué visión de la historia se puede conseguir a través del cine, porque nos forma y nos deforma al mismo tiempo”, plantea Marc Ferró, en su libro El cine, una visión de la historia (2009), que llega a Chile.

Ver noticia completa aquí.

Análisis

El cine es un reflejo de la sociedad, a través de él quedan plasmados sucesos, personajes e ideologías. Esto lo convierte también en un buen medio didáctico para aprender del pasado, ayudando a trasladarnos en el tiempo a través de imágenes que instalan en nuestra  retina momentos e historias que de otra manera serían inimaginables.

El riesgo sin embargo, es confundir historia con ficción, ya que por necesidades económicas y no perder el fin de perseguir la entretención, muchas veces se reconstruyen imágenes sin un estricto rigor histórico. Lo anterior teniendo en cuenta también que el cineasta recreará la historia según sus convicciones y su muy personal interpretación del pasado.

Situaciones de conflicto han sucedido con las creaciones cinematograficas, un ejemplo claro de ello es El acorazado Potemkin de Serguei Eisenstein que relató la revolución rusa de 1905, la cinta se convirtió en uno de los pilares del cine, de gran relevancia por su innovador lenguaje visual y por el tratamiento histórico de una tragedia. Sin embargo la película causó discusiones, ya que han sido varios los historiadores que han combatido contra el “mito” de Potemkin, asegurando que la mayoría de los detalles que se muestran son falsos.

Muchos historiadores consideran carente de valor las realizaciones de guionistas y directores de cine como creadores de imágenes históricas, sin embargo es una realidad afirmar que el hombre actual y sobre todo niños y jóvenes conocen más de la historia por películas y documentales que por libros pedagógicos.

La relación en cuestión nos da a entender que es necesario valorar la imagen y el mundo audiovisual con su propio lenguaje, como otra forma de hacer historia, con la importantísima tarea de no dejar de lado la obra escrita y buscando la manera en que ambas se puedan complementar, es así como muchas veces a partir de una película nos motivamos a investigar  y profundizar sobre un tema determinado.

Sin duda el testimonio que nos ofrecen las imágenes reconstruyendo el pasado son realmente valiosas para complementar documentos escritos, pero no debemos olvidar que el cine finalmente refleja lo que la gente desea ver, satisfaciendo así deseos presentes y conlleva, más que un mensaje histórico, lo que su realizador desea transmitir. Y tampoco debemos olvidar, que como cualquier obra de arte, el cine puede ser interpretado de diversas maneras.

Anuncios

Una respuesta

  1. Interesante análisis, pero flojísimo el trabajo de enlaces, todos relacionados con El acorazado Potemkin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: