La Justicia condenó a Chabán a 20 años de prisión y absolvió a los músicos de Callejeros

cromañon

El Tribunal Oral en lo Criminal 24 resolvió, por unanimidad, condenar a 20 años de prisión al ex gerenciador del boliche, Omar Chabán, por incendio doloso y cohecho activo. Todos los músicos de Callejeros fueron absueltos por el “beneficio de la duda”, mientras el manager de la banda, Diego Argañaraz, recibió una pena de 18 años, al igual que el ex subcomisario Carlos Díaz. Fabiana Fiszbin y Ana María Fernández fueron condenadas a dos años de prisión por el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público. Los magistrados ordenaron que los condenados permanezcan en libertad hasta que el fallo quede firme. Luego de la sentencia un grupo de familiares de las víctimas se enfrentó con la policía en la puerta de salida de la calle Uruguay de Tribunales. (Fuente, Pagina 12)

Noticia completa aquí.

La tecnología, en los últimos 50 años, ha generado cambios radicales en la industria musical de manera interna y externa. El mercado no es el mismo y la incertidumbre se apoderó de las grandes y pequeñas discográficas por igual. Pero mientras todos fijaban su atención en el mainstream, la escena under libraba su propia batalla. Nadie imaginó que los caídos serían del público. Las preguntas sobre las personas responsables y la seguridad, con el fallo ya han sido contestadas pero no como familiares y amigos de las 193 personas fallecidas en el incendio querían.

Hay otra pregunta que sigue dando vuelta, ¿qué tan responsable es la industria? Las grandes compañías ya no están buscando ni firmando nuevos grupos y están resignadas a generar ingresos a través de su catálogo. Esto se contrapone a que las múltiples tecnologías de grabación y difusión en línea están facilitando el surgimiento de un gran número de bandas independientes que deben hacerse un nombre tocando en locales todos los fines de semana. Esta es la realidad del under, tocar para hacerse de un público y de paso, ganar unas lukas. No hay productoras por lo que managers y dueños de locales negocian directo tratando de abaratar los costos y maximizar la utilidad, si al fin y al cabo, la industria –por muy under que sea- sigue siendo un negocio.

¿Estamos dispuestos a sacrificar seguridad para que se abaraten costos? ¿Seguiremos permitiendo que las bandas toquen en antros para aumentar sus ganancias? Falta un cambio de mentalidad, tal como Ciro Pertusi –que algo sabe de la escena under– plantea en su carta abierta . El público es tan responsable de lo sucedido como los culpables de Cromañon. Hemos permitido que los grupos se olviden de lo más importante, sus seguidores. Es nuestra labor que no vuelvan a aparecer Chabanes, ni Argañarazes, para así no tener que otorgar un “beneficio de la duda” a regaña dientes a bandas que no les interesamos.

Nicholas Townsend G.

Anuncios

Una respuesta

  1. Bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: